GÉNERO EPIPHILLUM  ( CACTUS ORQUÍDEA )

por Nelly Peri

Poco vistos en los viveros, esta especie de cactus, conocidos vulgarmente como Cactus Orquídea pertenece al género Epiphillum.
Su floración , tan bella y espectacular, hace que se los compare con las orquídeas.
Son originarios de América Central y Sudamérica y crecen en las selvas y bosques tropicales; pegados sobre la corteza de los árboles. Son epífitos.
Presentan numerosas ramas, y los tallos individuales son chatos, carnosos y sus bordes ondulados. Adoptan formas pendulares.
El tallo tiene unos órganos especiales: se trata de unos puntos llamados “ aréolas “ ( característica común a todos los cactus ), de donde nacen las yemas o bien una flor.
En general, carecen de espinas.
Tienen una abundante floración, y sus flores presentan una coloración maravillosa, abarcando distintas tonalidades en una misma flor. Sus pétalos son de una textura sedosa.
El tamaño de la flor, varía de una especie a otra; pueden llegar a unos 30 cm. de diámetro. Los hay de floración diurna y nocturna. La mayoría de las variedades florece de octubre a diciembre.
Su cultivo difiere de otros cactus.

 

 

Es conveniente tratar de imitar su hábitat natural: ubicarlos en semi-sombra, mantener el sustrato húmedo y en días de mucho calor pulverizarlos con agua.
No debemos permitir que el suelo se seque del todo, pero tampoco encharcarlo y dejar que se estanque el agua en la maceta, porque pudre sus raíces. Para evitarlo, colocar en el fondo de la maceta un buen drenaje.
La mezcla adecuada para plantarlos es en tierra gumífera con la adición de 2 ó 3 medidas de perlita y un abono consistente en 1 cucharada de harina de hueso y otra de humus de lombríz.
Hay que protegerlos del frío y las heladas.


Foto Daniel Szawarsky

Foto Daniel Szawarsky
Pueden situarse al reparo  o colgar las macetas de las ramas de un árbol con hoja perenne.
Gustan del libre movimiento del aire, pero no responden bien a los vientos fuertes, ya sean fríos o calientes.
Se multiplican fácilmente por medio de gajos, en primavera y verano. A los gajos se les hace un corte en forma de V en la base y se dejan secar en un lugar fresco como mínimo una  semana.
Luego enterrarlos de 3 a 4 cm. en el sustrato indicado.
Evitar el riego por una semana. Luego regar un poco y colocarlos en lugar sombrío hasta que estén enraizados, lo que toma de 6 a 8 semanas.
Se transplantan cada 2 ó 3 años.
Son sanos. Generalmente no sufren el ataque de plagas ni enfermedades. Cuidarlos de los caracoles.
Cultivarlos es bastante fácil, si se tienen en cuenta estas explicaciones.
El inmenso interés que suscitaron en Inglaterra en el Siglo 19, hizo que los expertos efectuaran cruzamientos ( hibridaciones) sucesivos, logrando una cantidad desmesurada de variedades que luego se difundieron en Estados Unidos.
Allí se vieron en la necesidad de ordenarlos y catalogarlos.
Hoy la lista es de más de 10.000 híbridos, resultado de años de trabajo.
Los EPIPHILLUM  son una maravillosa adaptación a otras latitudes y climas y basta respetar sus necesidades para tener éxito en el cultivo de estos elegantes y llamativos cactus.
Vale la pena contemplar un ejemplar en plena floración.
Para muchas personas, ha sido una experiencia única y sorprendente, que los convirtió en una especie de adoradores del género y en la búsqueda constante de nuevos colores para acrecentar sus coleccione

Foto Daniel Szawarsky