Trucos para el Hogar

 


Claves para elegir una cortina

Con barrales o con rieles, con generosas caídas o frunces... Las opciones al elegir una cortina, que se adapte a nuestro gusto y presupuesto, pueden ser muchas y variadas. Aquí le proponemos algunas que podrán ayudarle a decidir la que más le conviene.

Antes de elegir la tela para una cortina, debe tener en cuenta que la misma determina el efecto y la caída de la cortina. Si tiene un tapicero amigo, pídale unos retazos de las telas que va a probar. Apóyelos sobre las ventanas y paredes para comprobar, como filtran la luz y como quedan con el ambiente. En ese momento deberá elegir el tipo de tejido: más fino o más tupido, de algodón o más delicado, lavable a mano o a máquina. No olvide preguntar al vendedor las propiedades de cada tela. (En el artículo: “25 trucos para cuidar tapicerías”, tiene más información acerca del cuidado de cada tejido en particular)

 

s    s   s

Como calcular los metros de tela que necesitas

Mide el ancho de la ventana y suma 30 cm. más (la cortina necesita 15 cm. más de cada lado.
Multiplica esta cantidad por una cifra que va desde 2 y 3,5 según el nivel de fruncido que quieras darle. Y divídelo por el ancho de la tela (que suele ser de 1,40 m o  1,60 m).
Multiplica el resultado por la altura de la ventana y obtendrás los metros de tela que necesitas.

¿Visillo o cortina?

Un visillo claro es una elección muy adecuada para espacios pequeños o cuando no se quiere dar mucha importancia a la cortina en si. Cuanto más claro sea, mejor filtrará la luz. Aunque en la actualidad, se confeccionan visillos de vivos colores, las cortinas suelen ser más vistosas, sobre todo si el estampado es grande, pero hay que tener cuidado al combinarlas. Otra opción puede ser combinar unos visillos neutros con unas caídas de tela estampada.

¿Barral o riel?

Una vez elegida la tela, falta elegir el método de sujeción. Los rieles son una opción muy cómoda, pero ten en cuenta que, para que la cortina quede bien terminada, deberá esconder los rieles, con una galería o bandó, lo que es sin duda un gasto extra.
Los barrales, presentan la ventaja de ser decorativos. Pueden ser de madera o hierro y estos últimos, podemos encargarlos con punteras muy vistosas y en el color que queramos. Eso si, sea cual sea el método que elija, hay que cerciorarse que el mismo, aguante el peso de la cortina. Y fijarse el espacio que hay en la pared, para que permita, colocar uno u otro sistema.

s   s

Como colgar la cortina en el barral

Hay opciones atractivas para colgar las cortinas. Los anillos de madera y ojales metálicos, son muy resistentes, soportan el peso de las telas y se deslizan con facilidad. Las trabas y lazos hechos con la misma tela de la cortina, solo deben usarse en cortinas que no se abran mucho, pues ese sistema no permite que se deslicen fácilmente. Pueden quedar muy lindos y discretos si usamos la misma tela de la cortina, o podemos combinarlos con otra tela al tono  y agregarles botones u otros elementos decorativos, para hacerlos más vistosos.

s   s   s

Los frunces

Si la cortina es con rieles, debes pensar en el fruncido. Muchas veces se puede coser a la tela una cinta fruncidora, provista de hilos que se fruncen automáticamente. Para los que quieren un mejor efecto, los frunces de costura ofrecen un amplio espectro de posibilidades. Se pueden hacer fruncidos doble, triples, tablas horizontales, o incluso remates de botones. Si el fruncido es muy trabajado, se necesitará más tela y los tejidos finos aceptan más pliegues que los gruesos, o con grandes estampados.

Una buena caída

La caída de la cortina, depende del tipo de frunce y sobre todo, de los metros usados en la confección. Una cortina siempre debe llegar hasta el suelo y según el gusto y estilo del ambiente, puede incluso arrastrar unos 3 cm. (las cortinas largas son elegantes y protegen mejor de las corrientes de aire). Otro elemento que da prestancia, es el forro, que queda más vistoso si se elige en una tela contrastante, aunque no se usa siempre por supuesto y tampoco en todos los ambientes. Para conseguir una terminación impecable, antes de terminar el dobladillo, no olvide colgar la tela y dejarla 48 horas así, para que se estire bien. Y tenga en cuenta que ciertas telas encojen bastante, así que no estaría de más, darles un lavado y planchado previo, antes de confeccionarlas.

s   s   s

Bandós y galerías

Deben ser más anchos que la ventana, unos 15 cm. por lado, y no entorpecer el recorrido de los anillos. La galería es rígida, porque normalmente se realiza en madera forrada con la misma tela de la cortina, o pintada del color de la pared, (o en un tono contrastante, si buscamos un efecto especial). El bandó en cambio, es una galería hecha solo de tela. Su diseño es más flexible y puede rematarse en forma circular o de picos, por ejemplo.

Habitaciones especiales

A la hora de elegir la tela ten en cuenta las necesidades del ambiente.

Dormitorio: La cortina principal debe ser opaca, pero combinada con visillos, para poder tener luz, sin perder intimidad.
Habitación infantil: Elige telas ignífugas (que repelen el fuego), fáciles de lavar y resistentes. Dan mucho juego a la hora de decorar, pero trate de elegir colores frescos y relajantes.
Cocina: Además de elegir una tela lavable, que sea ignífuga e impermeable. Recuerde que los estampados (Vichy, frutas o flores), se suelen ver más limpios, que una tela lisa.

s   s   s

 

Truquitos visuales

Techo alto: Lo ideal será colocar la cortina cerca de la ventana y lejana al techo, casi sobre el marco, para que el techo parezca más bajo. Puede colocar encima del riel una galería más alta de lo normal.
Techo bajo: Cuelgue la cortina lo más cerca posible del techo, Para que no se note, superponga una galería o friso. No añada barrales grandes o florones, pues acentúan la diferencia de altura.
Ventana estrecha: Parecerá más ancha si coloca dos cortinas con mucho vuelo a cada lado. Puede enmarcar el efecto con una galería, de unos 30 cm. más ancha que la ventana.
Ventana ancha: Puede equilibrarla ajustando mucho el barral de los laterales, solo debe sobresalir unos 5 cm. Las rayas y tablas verticales también ayudan a estilizar.
Dos ventanas muy juntas: Únalas con un mismo barral y coloque solo tres cortinas, una del lado de afuera de cada ventana y la tercera, un poco más ancha que las otras, en el medio de las dos. También puede poner cortinas móviles a los lados y una fija en el centro.