Trucos para el Hogar

Como cuidar Carteras...



Antes de usar una cartera de cuero nueva, hay que inmunizarla contra las manchas de lluvia. Frotar la cartera con cera incolora y pasar luego un trapo suave.


 

Manchas de agua: Si no se ha encerado la cartera y el mal se ha producido, no todo está perdido. Tomar un algodón embebido ligeramente en agua fría. Lavar la cartera con este algodón y un poco de jabón blanco. Enjuagar y después encerar con cera incolora.

Cuero claro: El cuero claro se limpia con clara de huevo batida a punto nieve. Mojar un trapo suave en este batido y extenderlo delicadamente por toda la superficie de la cartera, después frotar con un trapo de lana.

Cuero de color: Calentar una franela seca, espolvorearla con talco y frotar. Hacer una pasta con un tercio de cera blanda de abeja y dos tercios de trementina. Cubrir toda la cartera con esta pasta. Dejar secar y frotar con un trapo de lana perfectamente seco.

Cuero barnizado: Para darle un brillo intenso, existen dos alternativas: podemos pasarle clara de huevo batida a punto nieve o una cebolla cortada en dos, de ambas maneras, frotar bien y secar con un paño de lana. Conviene guardarlo en un lugar no muy frío para evitar agrietamientos.

De tela de tapicería:Si ha perdido sus colores, se los puede reavivar de la siguiente manera: primero quitar todo el polvo sacudiendo con suavidad la cartera. Luego  pasar un algodón embebido en éter (lejos del fuego), apretar ligeramente sin frotar; es indispensable hacer una prueba previa en un lugar poco visible para verificar la firmeza de los colores. Si los dibujos del tapizado no son muy densos, se puede usar también, almidón. Aplicar ligeramente, dejarlo en contacto 15 o 20 minutos y cepillar suavemente. Si quedara algún resto blanco se puede pasar la aspiradora de manera suave.

De gamuza: La gamuza es excesivamente delicada, hay que cepillarla después de cada uso de manera muy suave para retirar las partículas de polvo y protegerla con algún impermeabilizante.



Algunos trucos extra...

 

Para evitar que los cierres se traben, conviene pasar un poco de cera por los dientes del mismo cuando está abierto. Las manijas deformes o torcidas se pueden evitar no sobrecargando la cartera y tener cuidado a la hora de tomarlas, pues las manos sucias o con restos de crema o comida la manchan. El interior de las carteras es casi siempre de lona, procura vaciar su contenido y pasar un cepillo o paño húmedo. Los adornos de metal como hebillas o argollas se pueden limpiar con un paño y un poco de pulidor de metales doméstico, cuidando de no manchar la tela de la cartera.



Consejos de estética!!


Una persona de baja estatura, y delgada con una cartera grande no se ve muy bien, de igual manera una persona alta generalmente no se ve bien con una cartera chica, ya que hace que se vea aún más grande, por lo que el tamaño siempre debe ser proporcionado a la mujer que la portará y de esa manera lucirá mucho mejor.
Los estilistas aseguran que la forma de la cartera debe ser opuesta a la figura de la persona, por lo tanto si una persona tiene curvas pronunciadas, las carteras estructurales, (de ángulos bien marcados) les van mejor, y por el contrario, si tiene una figura angulosa, las carteras redondeadas y de líneas suaves, la harán lucir mejor.

 

 

El largo de las correas de la cartera, pueden hacer que te veas más delgada o más rellenita, si tienes una cadera grande, debe llegar arriba de la misma, para evitar que se vea mucho más grande, y si tu busto es muy grande debe llegar debajo de tu cintura, para hacerte ver bien estilizada.

Actualmente se considera pasado de moda combinar zapatos y carteras, pueden ser del mismo color, pero no exactamente iguales, aunque no a todas nos gusta hacer exactamente lo que dice la moda y dependiendo del presupuesto y de lo que tengamos en nuestro ropero, es una cuestión de actitud más allá de lo que se usa o no.


...Y Zapatos


De cuero blanco o claro

Se puede usar un algodón embebido en trementina (de venta en las químicas), dejar secar y pasar y pasar una pomada para lustrar incolora. También se puede limpiar usando claras batidas a nieve. Contra las manchas de agua, cubrir todo el zapato con vaselina. Esperar unas horas, secar la vaselina y pasar pomada incolora.


De cuero charolado

Si se han ensuciado o manchado, pasar una esponja húmeda y después secar con un trapo. Para hacerlos brillar, se les puede pasar un algodón embebido en aceite de oliva y unos minutos después, frotar con un trapo seco. También se pueden usar unas claras batidas a nieve, o bien frotar los zapatos con una cebolla cortada en dos. Secar y dar brillo con un trapo suave.

 


De gamuza (antílope)

Utilizar un cepillo de goma especial. Si están muy sucios, se los puede lavar con agua jabonosa fría. Dejar secar. Sobre una mancha grasa se puede pasar un algodón embebido en éter (lejos del fuego). Si los zapatos de gamuza, muestran sectores brillantes, sostenerlos unos instantes encima de una cacerola con agua en ebullición, el vapor levantará los pelos. Otra solución: frotar ligeramente con una lija muy fina. Ojo no repetir con mucha frecuencia, pues lógicamente gasta el pelo.


De piel de reptil

Mantenerlos con un trapo fino, pero no utilizar nunca un cepillo, ya que podría desprender las pequeñas escamas. Pasar con mucha regularidad una crema incolora y después lustrar. También se puede usar una clara batida a nieve y de vez en cuando limpiar estas pieles con aceite de ricino sin olor.


De tela

Limpiar con agua jabonosa y dejar secar bien. Después se puede usar algún producto especial para telas.

Malos olores: Aplicar al interior del zapato bicarbonato de sodio y agitarlo para esparcirlo. Dejar reposar toda la noche y al otro día sacudirlo y limpiarlo.