Trucos para el Hogar

Consejos para el mantenimiento del hogar



SIN POLILLAS NI OLORES: Neutralice el fuerte olor de la naftalina o de los productos antipolillas, colgando en los placares, una bolsita de tela rellena de café molido. Otro truco, consiste en colocar bolsitas con cáscaras de limón o naranja.


CORTINAS SOBRE RIELES: Si nota que las cortinas no se deslizan bien, pase un pedazo de jabón a lo largo del riel, asegurándose que penetre bien en la ranura. La pátina resbaladiza que deja el jabón hará que se deslicen mejor.

ELIMINE LOS ACAROS: Estos bichitos microscópicos, causan muchas alergias. Además de eliminar el polvo a diario, es fundamental que los colchones, almohadas y almohadones, como los tapizados de la casa (cortinas, etc.) estén limpios. Use una aspiradora una vez por semana sobre estos y ventile bien los ambientes.

ALMOHADAS EN FORMA: A menos que el relleno sea de lana, no hay inconveniente en lavarlas en lavarropas. Después hay que dejar secarlas horizontalmente. Si tienen plumas, retírelas de la funda y lávelas en agua jabonosa. Una buena idea es almidonar levemente la funda, para que las plumas no se escapen. Otro truquito consiste en perfumar con unas gotas de esencia antes de colocarles la funda.

VISILLOS IMPECABLES: Por lo general, los visillos son muy delicados. Si va a lavarlos en lavarropas, que sea un ciclo corto y con un centrifugado suave y corto. Aunque para quedarnos tranquilos, es preferible lavarlos a mano. Use un jabón suave, agua tibia y agregue un poco de vinagre de manzana en el enjuague. Más que plancharlos, es preferible colgarlos con agua y que escurran solos.

ENTELADOS: Aspire las paredes enteladas con frecuencia, de lo contrario, el polvo acumulado las irá desluciendo. Las manchas pequeñas se pueden sacar con un paño humedecido en agua, con unas gotitas de amoníaco, pero pruebe siempre primero en una zona poco visible.

MUEBLES DE MIMBRE Y CAÑA: Para los primeros, cepíllelos bien para sacarles el polvo y cada tanto use un cepillo humedecido con jabón para limpiarlos, enjuáguelos y séquelos a la sombra. Los de caña, se limpian con agua jabonosa y una esponja. Una buena idea es enjuagarlos con una esponja con agua salada, de esta manera, mantendrán su rigidez.

HUMEDAD EN LOS PLACARES: Una manera práctica y sencilla de solucionar este problema, es colocar sobre el piso de los mismos una bolsita con pedazos de tiza o arroz en su interior. Además de absorber la humedad, elimina el olor de la misma.

MANCHAS EN ENPAPELADO: Para limpiar las manchas en las paredes con papel lavable, basta unas gotas de detergente diluido en agua. Para los empapelados no lavables, hay que usar una goma de borrar blanda o miga de pan. Solo hay que frotar con cuidado.

DESPEGAR CALCOMANIAS: Cuando los chicos tienen en mano una calcomanía, tiemblan vidrios y muebles. Para despegarlas, hay que ablandarlas muy bien con agua mezclada con vinagre. Después, retirarlas cuidadosamente con una espátula de plástico. Al terminar, lave la superficie con agua y jabón neutro.



MARCOS ANTIGUOS: Para limpiar marcos antiguos o muy delicados, se pueden usar claras batidas a nieve. Si tiene relieves use un cepillo para ayudarse y frote bien todo el marco con las claras. Luego sáqueles brillo con un paño que no deje pelusa.

CORTINA ROMANA: Si están hechas de telas que no necesitan llevarse a la tintorería, lávelas en el lavarropas con agua fría, en un ciclo de lavado corto. Use jabón líquido, no en polvo y poco suavizante. Cuélguelas mientras todavía estén húmedas.

PERSIANA AMERICANA: Son muy prácticas, pero a la hora de limpiar, hay que armarse de paciencia. Usando guantes de algodón, pase los dedos por ambas caras de cada fleje. Si llegó la hora de una limpieza más profunda, puede lavarlas en una bañadera con agua y detergente, siempre de arriba hacia abajo y cuidando de no mojar el mecanismo de enrollar.

MUÑECOS DE PELUCHE: La mayoría están hechos con fibras sintéticas y permiten lavarlos en lavarropas. Conviene hacerlo cada tanto, para eliminar el polvo y los ácaros que se juntan en ellos. Una vez secos se cepillan a contrapelo y listo.

PANTALLASDE LAMPARAS: Límpielas regularmente, ya que con el paso del tiempo, se hace más difícil. Si son de tela, no las humedezca, pueden encogerse y el marco oxidarse. Aspírelas con delicadeza. Lo mismo pasa con las de papel, si las humedece se agloban y se terminan agrietando. Use la aspiradora o un cepillo suave para sacarles el polvo, si están manchadas puede usar una goma de borrar lápiz, muy suavemente.


CAFE: Quite las manchas de café en las sábanas con un algodón empapado en agua tibia con sal y vinagre. Recién cuando la mancha esté seca, aplique un algodón embebido en agua oxigenada. Si la mancha es sobre una alfombra, pase varias veces una esponja con agua tibia o rocíe con un sifón de soda reiteradamente y absorba con un paño.

TAPIZADO DE CUERO: La limpieza habitual de sillones de cuero, se hace con un trapo húmedo, al que se pasó por jabón de glicerina. Cada tanto, aplique una capa delgada de cera y después de que se seque, debe frotar bien con un paño que puede ser de lana.

ORINA EN ALFOMBRA: Seque la orina inmediatamente y aplique en la zona manchada, jabón para alfombras diluido y una solución con vinagre muy rebajada (una cucharada sopera de vinagre para ¼ L de agua). Absorba con una gasa y cepille en la dirección de pelo.


ALFOMBRAS:


Yute: Son difíciles de limpiar, pues si se mojan quedan manchadas y se oscurecen. Es preferible protegerlas con un tratamiento antimanchas. Las alfombras de seagrass, por el contrario, repelen la suciedad y se manchan mucho menos.

Alfombras africanas: Se las puede lavar con agua jabonosa y enjuagar bajo un chorro fuerte de agua. La lana con que están echas es principalmente grasa y el polvo se les adhiere mucho mas fácil. Secarlas horizontalmente.

De junco: Limpiarlas regularmente con aspiradora. Lavarlas con agua jabonosa y secarlas al aire libre, preferentemente a la sombra.

De lana buena y puntos anudados: Son más delicadas, use solo la aspiradora por ambas caras, una vez por semana.

Orientales: Dos veces por semana se las puede limpiar mojándolas y cepillándolas en el sentido de la trama. Siempre de manera suave. Dejar secar horizontalmente.

De sisal: Pasar la aspiradora una vez por semana. Cada dos o tres meses, lavarlas con agua y un chorrito de algún producto amoniacal. Enjuagar y dejar secar al aire libre.

nunca tire de un hilo que vea suelto o se asome. No sacuda las alfombras sosteniéndolas por los flecos. No coloque una alfombra sobre un parquet encerado (puede resultar peligroso si resbala y además las mancha).


Para reavivar los colores


He aquí tres métodos.

1) Rociarlas con hojas de té hervidas y oreadas.

2) Rociarlas con aserrín de madera embebido en vinagre de alcohol.

3) Rociarlas con borra de café húmeda.

Pero también hay una solución algo inesperada. ¿Sabía usted que la nieve reaviva los colores de las alfombras? Pues bien si vive en lugares donde es posible que nieve, saque sus alfombras afuera (después de cepillarlas o pasarles la aspiradora), dejando que se deposite una capa de nieve sobre ellas, luego de 10 minutos sacuda bien la nieve y déjela orear.


Limpieza de pisos


Plastificados: Los pisos de parquet plastificados se mantienen en un buen estado si se los aspira a diario y se les pasa un trapo húmedo una vez por semana. Si el piso estuviera muy sucio, agregue unas gotas de amoníaco al agua. Las manchas aisladas se eliminan fácilmente con un detergente neutro.

Rayones en pisos de madera: Póngase guantes de goma y raspe el rayón con un rollito de lana de acero. Limítese al espacio dañado. Luego cubra la superficie dañada con una mezcla de pomada de zapatos marrón y cera para pisos en pasta. Frote bien para que no se note la diferencia con el resto de la madera.

Pisos de goma: El mantenimiento corriente y regular se hace simplemente con agua fría. Se seca frotando con un trapo de piso. Para grandes limpiezas, se empleará un cepillo mojado en agua con detergente. No usar solventes.

Pisos de mármol: Si el mármol es oscuro, limpiarlo con jabón y agua caliente. Evitar el empleo de polvos abrasivos que podrían rayarlo. Para mármoles claros, usar agua oxigenada. Mantener encerado y dar brillo con un trapo de lana.

Pisos de mosaico: Se hace con agua caliente y enjabonada. Enjuagar y secar. Encerar y dar brillo con un trapo de lana.

Pisos de cerámica: Para que al limpiar los pisos de cerámica queden bien limpios y el espacio entre las cerámicas quede bien blanco, lavarlos con bicarbonato y agua, cepillando un poco. Luego enjuagar bien, porque si quedan restos del bicarbonato, el piso se verá opaco. Para darle brillo a la cerámica, echarle un chorrito de vinagre blanco, al agua del último enjuague.

Parquet encerado: Si se ha manchado, emplear alcohol para limpiar la mancha y encerar nuevamente. Si la mancha es muy oscura, (de café o vino), hay que lijar la parte perjudicada y después pasar tinta para madera o cera con color. Luego encerar.

Para lavarlo a diario usar un trapo húmedo sin mojar demasiado la madera, se le puede añadir un chorrito de vinagre al agua para darle mas brillo, secar bien.

Parquet plastificado: Las manchas se quitan con agua y un detergente suave. Si la mancha persiste es probable que el plastificado esté dañado. En ese caso se puede frotar la mancha con un producto con amoníaco disuelto en agua. Para volver a dar brillo, frotar con una mezcla de alcohol de quemar y aceite de lino en partes iguales.