Trucos para el Hogar

 


Como Cuidar las alfombras
Reglas generales
  • Nunca tire de un hilo que vea suelto o se asome. No sacuda las alfombras sosteniéndolas por los flecos. No coloque una alfombra sobre un parquet encerado (puede resultar peligroso si resbala y además las mancha). Si un ángulo de la alfombra se levanta, colocarle un trapo humedecido y una pila de libros encima, déjelo así toda la noche y por la mañana puede colocarle una pequeña escuadra en el ángulo.
LRZ2012

Para reavivar los colores: He aquí tres métodos.

        • 1) Rociarlas con hojas de té hervidas y oreadas.
        • 2) Rociarlas con aserrín de madera embebido en vinagre de alcohol.
        • 3) Rociarlas con borra de café húmeda.
Pero también hay una solución algo inesperada. ¿Sabía usted que la nieve reaviva los colores de las alfombras? Pues bien si vive en lugares donde es posible que nieve, saque sus alfombras afuera (después de cepillarlas o pasarles la aspiradora), dejando que se deposite una capa de nieve sobre ellas, luego de 10 minutos sacuda bien la nieve y déjela orear
LRZ2012

Las Manchas: Si son de barro, déjelas secar y luego pase la aspiradora o un cepillo fuerte. Luego frótelas con una esponja embebida en agua jabonosa. Para las manchas de jugo de fruta o legumbres, use agua con alcohol.

La Limpieza: No conviene sacudir las alfombras pesadas, pues se pueden resentir las fibras y distender el hilado. Si las golpea, que sea con un golpe seco y suave, no muy seguido y colgadas por la mitad en una soga.

  • Alfombras africanas: Se las puede lavar con agua jabonosa y enjuagar bajo un chorro fuerte de agua. La lana con que están echas es principalmente grasa y el polvo se les adhiere mucho mas fácil. Secarlas horizontalmente.
  • De junco: Limpiarlas regularmente con aspiradora. Lavarlas con agua jabonosa y secarlas al aire libre, preferentemente a la sombra.
  • De lana buena y puntos anudados: Son más delicadas, use solo la aspiradora por ambas caras, una vez por semana.
  • Orientales: Dos veces por semana se las puede limpiar mojándolas y cepillándolas en el sentido de la trama. Siempre de manera suave. Dejar secar horizontalmente.
  • De sisal: Pasar la aspiradora una vez por semana. Cada dos o tres meses, lavarlas con agua y un chorrito de algún producto amoniacal. Enjuagar y dejar secar al aire libre.